Tipos de decisiones en las empresas

0
179
decisiones empresa

En el seno de una empresa son numerosas las decisiones que se pueden tomar. Debido a esto, el tipo de decisiones, la implicación y el alcance de ellas también lo son. Es muy importante que los directivos sean conscientes de qué características tienen cada una de ellas, pues el futuro de la empresa depende de que se tomen de la forma correcta.

Uno de los errores más comunes de las pymes a la hora de tomar decisiones es que se mezclan las funciones. Al mismo tiempo, la persona responsable de tomarlas tampoco se suele tener claro. Para que nos hagamos una idea. Las decisiones en las que debe estar inmerso un gerente son aquellas que atañen al futuro de la empresa, a hacerla crecer o mejorar. Por otro lado, debe ser otra persona diferente la que se encargue del día a día. Esto es el error más típico de los gerentes de Pymes. Cuando un gerente de una empresa se encarga de gestionar más el día a día que el futuro de su empresa es cuando comienzan los problemas. Es estos cuantos cuanto se cambia el foco del largo al corto plazo. Es en este momento también, cuando las empresas son más débiles y más susceptibles de tener problemas.

Renting tecnológico, una alternativa más que atractiva a la compra

Tipos de decisiones en las empresas

  • Decisiones estratégicas: Son aquellas que tienen que ver con el largo plazo de la empresa. Su toma es vital para que la empresa tenga un buen futuro. Se trata de pensar y decidir cómo queremos que esté nuestra compañía en los próximos años. Por eso son tan importantes, porque la supervivencia de nuestro negocio depende de ellas. Las personas que han de tomarlas son los directivos de mayor nivel, especialmente el gerente. Este es precisamente su trabajo. Estas decisiones alcanzan a toda la empresa y son extremadamente complejas. Por eso, el gerente ha de rodearse de un buen equipo que le ayude con esta labor.
  • Decisiones operativas: Al contrario que las anteriores, las decisiones operativas se centran en el corto plazo. De ellas depende la gestión del día a día de la empresa. Como todos sabemos, en una empresa hay mil cosas que atender. Generalmente se trata de decisiones muy rutinarias y los problemas a los que nos enfrentamos suelen ser siempre los mismos o similares. Por otro lado, su alcance es limitado. Son un tipo de decisiones que entrañan mucho tiempo. Los problemas operativos, aunque no son complejos, si nos sacan mucho tiempo. Pensemos por ejemplo, en un cliente molesto, podemos dedicarle horas a esta cuestión.

El problema se presenta cuando los gerentes se equivocan de funciones. Su misión es tomar decisiones estratégicas. Su trabajo es hacer crecer  y mejorar la empresa. Cuando se enfocan más en gestionar el día a día están dejando de lado su trabajo. Veámoslo con un ejemplo: en un restaurante, un cocinero tiene la misión de cocinar, es su trabajo, para eso le pagan y es lo que sabe hacer. Si tuviese que dejar la cocina para ir atender la barra  probablemente la comida no le saliera muy bien. Pues en las empresas pasa igual, cada uno debe ocupar su puesto. El del gerente es estar al mando de barco, tomar las decisiones necesarias para que la empresa siga creciendo y mejorando.

¿Por qué ocurre esto?

La explicación es sencilla pero al mismo tiempo tiene su complejidad. Las Pymes suelen tener una estructura muy básica. Hay un gerente, que suele ser el propietari@, y luego ya pasamos a jefes de departamento, si es que los hay. Rara vez vemos una persona que se encargue de las operaciones. Esto, en muchos casos, viene dado por el tipo de mando que se ejerce. Se quiere tener todo controlado y cuesta delegar. Es un error. Al final, por querer estar a todo, lo que se hace es dejar de lado nuestra verdadera función.

¿Por qué a veces un MBA no sirve para nada?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here